Las partes del motor que más se suelen averiar

El motor de un coche se encuentra compuesto por numerosas piezas, algunas de las cuales pueden durar toda la vida y otras resultan más susceptibles de estropearse. Desde nuestros talleres multimarca en Madrid queremos contarte cuáles son las averías más habituales y qué piezas son las que se ven involucradas.

Averías más comunes

Una de las averías más habituales del motor de un coche es su correa de distribución. Ella es la encargada de sincronizar el movimiento de la polea del cigüeñal para que las válvulas se cierren y se abran en el punto exacto. Esta pieza es muy sensible a las temperaturas y se suele romper por el desgaste o por un mal montaje. Se trata de una de las averías más caras.

Los inyectores son otras de las piezas que se averían con más frecuentemente por su uso. También puede suceder que su vida se acorte por la mala calidad de los combustibles o porque haya presencia de suciedad o partículas de metal que obstruyen su circuito. Es otra de las averías más caras que pueden suceder.

La bomba del combustible es una pieza que funciona con presiones muy elevadas, puesto que es la que se encarga de suministrar la presión adecuada a los inyectores en el momento en que estos lo necesitan. Al ser una pieza de precisión, se puede estropear si el combustible es de mala calidad o porque haya un exceso de agua en el mismo.