Uno de los peores enemigos de la chapa de un coche

En un taller de chapa y pintura en Alcobendas están acostumbrados a ver infinidad de vehículos con daños de todo tipo en su carrocería. La chapa de un coche está expuesta a sufrir daños debido a que es la parte más externa del vehículo, por lo que hay que cuidarla al máximo. Uno de los peores enemigos de la chapa de un coche son los excrementos de pájaro.

¿Por qué hacen tanto daño los excrementos de pájaro?

Seguro que te habrá pasado en alguna ocasión, un pájaro ha hecho de las suyas y te dejó un recuerdo en la chapa de tu coche. En este caso, es muy importante retirar ese residuo cuanto antes, porque puede dañar seriamente la pintura.

La acidez de sus excrementos, sobre todo porque tienen ácido clorhídrico, puede producir un importante daño a la pintura del coche, sobre todo si se combina con la acción de los rayos del sol.

La carrocería y la pintura del coche suelen dilatarse con el calor, de manera microscópica, pero lo hace. En el momento en el que el excremento contacta con la carrocería caliente hace que tome más fuerza. Además, el excremento se deshidrata y cuando llega la noche, la pintura se contrae, dejando una marca bastante fea.

Tienen tanto poder que pueden reducir el brillo de la pintura o degradar el color, convirtiéndose en un problema estético que puede salir por un pico reparar. Por ello, siempre que tengas la oportunidad y detectes un problema como este, hay que eliminarlo cuanto antes.