¿Qué sucede al inflar las llantas con nitrógeno?

¿Qué sucede al inflar las llantas con nitrógeno?

Inflar las llantas con nitrógeno en lugar de aire regular es una práctica que ha ganado popularidad en el taller de vehículos en Alcobendas durante los últimos años. La clave sigue siendo mantener una presión adecuada en las llantas, independientemente del tipo de gas utilizado, para garantizar la seguridad y el rendimiento óptimo del vehículo.

 

Ventajas del nitrógeno en las llantas 

Es importante tener en cuenta que estas ventajas en términos de estabilidad de presión y oxidación reducida, son generalmente modestas y pueden no ser significativas para todos los conductores: 

  • Menor pérdida de presión. El nitrógeno es menos propenso a fugas a través de las paredes del neumático en comparación con el aire normal, lo que significa que las llantas mantendrán una presión más estable durante un período de tiempo más prolongado. Esto puede resultar en un mejor rendimiento del combustible y una mayor vida útil de los neumáticos. 
  • Menor oxidación. El nitrógeno es un gas inerte, lo que significa que no contiene oxígeno. La oxidación interna de las llantas puede provocar su deterioro con el tiempo. Al inflar las llantas con nitrógeno, se reduce este proceso de oxidación, lo que puede prolongar la vida útil de los neumáticos. 
  • Mejor estabilidad en la temperatura. El nitrógeno tiende a mantener una temperatura más estable en comparación con el aire regular. Esto puede ser beneficioso para los conductores que experimentan variaciones extremas de temperatura, ya que las fluctuaciones térmicas pueden afectar la presión del aire en los neumáticos.