Por qué debo actuar con rapidez en caso de sufrir un ‘chinazo’ en la luna del coche

Pocas cosas generan más impotencia al volante que recibir un ‘chinazo’ en la luna del coche. La mayoría de las ocasiones suelen producirse por las piedras que saltan de la carretera y que acaban de manera desafortunada rebotando en nuestro cristal. Cuando se genera una fractura, por pequeña que sea en la luna, deberías acudir a tu taller de coches en Alcobendas para solucionar este problema.

Proceso rápido y sencillo

Al actuar con cierta celeridad evitaremos que pueda producirse un daño mayor como la obligación de sustituir la luna. Para no llegar a este extremo es mejor ponerse en manos de un profesional. Se trata de una pequeña reparación que costará mucho menos que reemplazar una luna, que puede llegar a costar hasta los 500 euros y que implicará una inversión de dos horas en colocarla.

Se insiste siempre en la necesidad de tomar decisiones con rapidez para evitar el agravamiento del daño y que lo que sea un simple ‘chinazo’ pueda convertirse en una fractura mucho mayor. Con este tipo de reparación conseguiremos que esa pequeña cicatriz pase desapercibida para la vista de todo el mundo, y en menos de una hora tendremos nuestra luna como nueva.

Otra cosa bien distinta es cuando el parabrisas se agrieta por mil sitios cuando vamos en carretera y se acabe rompiendo por completo. En ese caso, lo que debemos hacer es cambiarlo. Pero en ese preciso momento, hay que intentar detener la marcha y ponernos en contacto con la grúa.