¿Para qué sirven las tapas de plástico de los motores?

Seguro que en más de una ocasión os habréis preguntado para qué vale la tapa de plástico que cubre los motores de los vehículos más modernos. En los talleres mecánicos en Alcobendas así como en cualquier otro, se ven infinidad de vehículos con esta característica, pero... ¿para qué sirve?

Características de las tapas de plástico de los motores

Su origen se remonta a los años 90, cuando los coches comenzaron a ser mucho más fiables, esto hizo que la necesidad de abrir el capó para revisar el motor disminuyese. La tapa de plástico se colocó para hacer que el motor no resultase poco atractivo y para darle un aspecto mucho más aséptico.

Desde aquel momento, muchos vehículos cuentan con esta tapa, sin importar si el motor es de un superdeportivo o de un utilitario de ciudad. Además de un mejor aspecto, la tapa ayuda a que se escuche menos el sonido del motor desde el habitáculo, o desde el exterior, y también a que se ensucie menos.

Un punto en contra es que es un elemento que cubre un bloque que se calienta a una gran temperatura y que necesita ser refrigerado. Teniendo en cuenta que los motores tienen una buena refrigeración,  ésta no es perfecta, por ello, todo lo que sea una ayuda para controlar la temperatura es bueno.

Las tapas están unidas al motor mediante clips o tornillos de plástico y con las vibraciones del motor pueden acabar rompiéndose. Además, cuando ocurra algo bajo esa tapa, tendremos que quitarla para ver si hay algún problema como una fuga, fallo de alguna conexión, etc.

A ello hay que sumar el peso, que aunque no es mucho, hace que se pueda gastar más combustible para mover el coche, aunque sea una pequeña cantidad. ¿Conocías estas características?