Evita el óxido en tu coche

El óxido, tarde o temprano puede afectar a la chapa del coche. Por suerte, existen formas de retrasar su aparición o reparar los daños causados. Un taller de chapa y pintura en Alcobendas te puede brindar las soluciones necesarias para proteger tu automóvil.

Prevención ante el óxido

El proceso de oxidación es natural, el agua y aire hacen su trabajo. El agua induce a los materiales ferrosos a combinarse con el oxígeno y, con el paso del tiempo, se evidencian los daños. El agua de la lluvia, un poco ácida es un factor que intensifica este fenómeno, también la presencia en altas concentraciones de minerales como la sal.

La prevención es el mejor arma para evitar el deterioro, aplicar una protección anticorrosiva en las partes donde no haya pintura puede dar unos años más de vida al automóvil.
Por otro lado, el metal pelado representa el punto de ataque para el indeseado óxido, aprovechándose de la exposición, lo que puede comenzar como un punto, puede terminar esparciéndose por toda la pieza.

La reparación de rasguños y abolladuras que se detecten el coche son de vital importancia, mientras el óxido sea superficial su tratamiento resulta más fácil, a diferencia del caso en el que haya penetrado.

Si la pieza se encuentra en un estado avanzado de deterioro la opción es el cambio, sobre todo las desmontables. En el caso que el daño sea superficial entonces se puede recurrir a la masilla. Por último, los daños focalizados se pueden soldar, recortando las manchas de óxido de manera precisa y sustituyendo la zona por chapa nueva.