Averías más habituales en un coche eléctrico

Los coches eléctricos tienen bastante menos piezas que se encuentran sometidas a un mayor desgaste que un coche de combustión interna. Por eso, los componentes que se pueden averiar se reducen bastantes. Desde nuestro taller de coches en Alcobendas queremos analizar cuáles son las averías más habituales en un coche eléctrico.

¿Qué piezas pueden averiarse en un coche eléctrico?

Se estima que alrededor de un 60% menos de piezas son las que se estropean y necesitan mantenimiento en un coche eléctrico que en uno tradicional. De hecho, en un coche 100% eléctrico no hay que sustituir ni revisar ciertos componentes como el aceite del motor o su filtro, ni tampoco el filtro del aire, las bujías, la correa de distribución o el embrague. Elementos que también tienen un precio muy elevado de reparación o sustitución por regla general.

Entre los elementos que sí que hay que sustituir o revisar en un coche eléctrico al estar sometidos a bastante desgaste con las pastillas, los discos y el líquido de frenos, los neumáticos, la dirección, las escobillas del limpiaparabrisas, la amortiguación y como no, su batería. Aunque parece que son muchos componentes, la mayor parte de ellos duran mucho tiempo como la amortiguación o la dirección y otros tienen un desgaste menor que en un coche de combustión como pueden ser los neumáticos. Estos se desgastan menos en un coche eléctrico, puesto que las aceleraciones son más lineales y progresivas. Lo mismo sucede con los frenos, ya que no se realizan tantas frenadas bruscas y la vida de estos se ve alargada considerablemente.